Influencia de la alimentación y la actividad física en parámetros de salud y estrés oxidativo de personas mayores autónomas

  1. Ana Belen Fraile Bermudez
Dirigida per:
  1. Fátima Ruiz Litago Director/a
  2. Amaia Irazusta Astiazaran Director/a

Universitat de defensa: Universidad del País Vasco - Euskal Herriko Unibertsitatea

Fecha de defensa: 17 de de juliol de 2014

Tribunal:
  1. Luis Casis Saenz President/a
  2. Enrique Echevarría Orella Secretari/ària
  3. Pilar Sánchez Collado Vocal
  4. Ricardo Chirino Godoy Vocal
  5. Jesús Seco Calvo Vocal

Tipus: Tesi

Teseo: 117578 DIALNET

Resum

Introducción: Los hábitos de vida, entre los que se encuentran la alimentación y la actividad física, son factores de gran influencia sobre la salud de las personas. Es importante conocer estos hábitos en las personas de edad avanzada así como la relación que mantienen con parámetros de salud para poder planificar estrategias encaminadas a mejorar y mantener la salud en esa etapa de la vida.Métodos: Se realiza un estudio transversal sobre una muestra de 100 personas autónomas (65 mujeres y 35 hombres) de 60 ó más años que residen en Donostialdea con una edad media de 70,3 años. Las pruebas realizadas durante los años 2010-11 consisten en una analítica sanguínea, valoración antropométrica, toma de tensión arterial, cuestionarios de consumo de alimentos y de nutrición y medición de la actividad física realizada mediante acelerometría. Objetivo: Analizar las correlaciones entre la alimentación y la actividad física con los parámetros de salud y el estado de estrés oxidativo en una población de personas mayores autónomas. Resultados: Las correlaciones que aparecen entre la alimentación y la actividad física con los parámetros de salud y el estado de estrés oxidativo en esta población difieren según el género. En el grupo de las mujeres, un aumento en el consumo de frutos secos se relaciona con mejores parámetros antropométricos, menores valores de tensión arterial y menor riesgo cardiovascular según el estudio Framingham. En el caso de los varones, un aumento en el consumo de lácteos se asocia a un peor perfil lipídico, a mayor riesgo cardiovascular según el estudio Framingham y a un peor estado antioxidante total. Respecto a la actividad física en el grupo femenino, un aumento tanto en la cantidad de actividad física realizada como en la intensidad de la misma se relaciona con parámetros antropométricos más bajos, con un mejor perfil glucémico y lipídico, con menor riesgo cardiovascular y con un aumento en la actividad enzimática endógena. En el grupo masculino, un aumento en la cantidad de actividad física realizada se relaciona con parámetros antropométricos más bajos así como con menor daño en la membrana celular. En este mismo grupo, actividades físicas más intensas se relacionan con un mejor perfil lipídico y con menor daño en la membrana celular.Conclusiones: Tanto los hábitos alimentarios como de actividad física influyen de forma importante sobre diferentes parámetros de salud en personas de edad avanzada, destacando que el aumento tanto en la cantidad como en la intensidad de la actividad física realizada se relaciona con mejoras importantes en los parámetros de salud.